Esclavo de los Esclavos

Sandoval fue un hombre importante. Escribió un libro sobre la manera de catequizar a los esclavos negros. Es una obra notable, que fue como el manual de la misión realizado por ambos, el propio Sandoval y san Pedro Claver.
 

Ellos iban continuamente al mercado de esclavos, en donde estos pobres eran vendidos por miles. Con ojos entristecidos, y de lo más profundo de su corazón, Claver tomó pronto una resolución: Él iba a convertirse espiritualmente en un esclavo.

El 3 de abril de 1622 , sobre una hoja de papel ordinario, Claver escribió estas palabras: "Amor, Jesús, María, José, Ignacio, Pedro, Alonso mío, Tomé, Lorenzo, Bartolomé, Santos míos, Patronos míos, maestros y abogados míos y de mis queridos negros, oídme" A continuación escribe la fórmula de sus votos solemnes de pobreza, castidad y obediencia, y de fidelidad incondicional al Romano Pontífice. Firma este documento con aquella fórmula suya: "Pedro Claver, esclavo de los esclavos para siempre". Durante los treinta y ocho años restantes de su vida, nunca viviría para él mismo. Iba a ser ahora un esclavo de esclavos. Nadie amó tanto como él a esta raza esclavizada.